Sobrarbe

La Garnacha – Vinos lejanos y producto Km0

Ayer por la noche descubrimos una nueva apuesta gastronómica en el corazón de Sobrarbe. A veces – en ocasiones – Ainsa todavía puede sorprender a propios y extraños con alguna oveja negra que se escapa del redil para probar cosas nuevas, innovar y, por qué no, arriesgar, en este caso con una carta de vinos bastante extensa y completamente diferente a lo que estamos acostumbrados.

Sin tener nada en contra de los vinos que a continuación citaremos – ni mucho menos – en ella, su carta, no encontrarás Viñas, Enates, Ramones o Prottos… y aunque efectivamente podremos encontrar grandes bodegas del panorama nacional e internacional, se centra principalmente en productos de bodegas más pequeñas muy enfocadas a la exportación y la mayor parte de ellos – que no todos-, con un denominador común… la variedad de uva Garnacha.

No en vano, la carta viene firmada por David Bernad Lanuza, uno de los exportadores españoles más importantes afincados en Estados Unidos – vinamericas – y fundador entre otros, de la Feria Internacional de Vino de Miami (Florida).

Pero… ¿de qué os estoy hablando? Pues nada más y nada menos que del Restaurante La Garnacha, un pintoresco espacio para #winelovers situado detrás del edificio del ayuntamiento, justo enfrente del conocido Pub L’Abrevadero.

Con ese nombre, indudablemente, quedan claras sus intenciones: vino, vino y más vino. Pero evidentemente es un restaurante, por lo que esto no se queda aquí: José Luis y Esther -responsables del establecimiento-  nos recomendaron unas tiras de pollo crujientes en dos texturas – kikos y panko – maridadas con mermelada de Tomillo de La Marmita (Aguilar – Boltaña)  y una tabla de quesos de Saravillo y el Benasqués con jaleas. Ambas raciones muy recomendables. También lo son sus bocados de escalibada… ¡No dudéis en probarlos!

Como vino de la casa nos sorprenden con Camino un manchego – de La Mancha, pero semejante despliegue de posibilidades enológicas y vitivinícolas no podía – ni debía – quedarse ahí.

José Luis nos descorchó vinos de sendos extremos de la piel de toro… un Mencía, añada 2012, del Bierzo, firmado por Martín Codax – el de los albariños – y con un nombre simpático… Cuatro Pasos Black y un Montsant, de Bodegas Grifoll-Declara criado en barricas de roble francés, mezcla de variedades Garnacha – como no – cariñena y Cabernet-Sauvignon procedentes de viñedos de avanzada edad denominado Tossals Junior.

Ambos vinos, con sus características y tipicidad bien diferenciadas, son ideales para una amena charla con los responsables del restaurante, que no dudarán en mimaros con cada copa y plato.

Desde nuestro modesto blog les damos la enhorabuena por la iniciativa, esperando muchas más veladas como la que pudimos disfrutar anoche.

 

 

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s