Gourmet

Una Chocolateada Ofrenda

A la sombra y cobijo del templo Budista Dag Shang Kagyu –  situado en Panillo – nace La Ofrenda, un pequeño y familiar obrador dispuesto a transportarnos a lugares o países exóticos y lejanos con sus elaboraciones.

Abanderan una filosofía natural, sostenible y responsable – tanto con la agricultura como el agricultor y su entorno –  para ofrecernos un producto novedoso de una gran calidad. Aunque son varios los productos que ofrecen, hoy simplemente nos centraremos en el que gracias a Nagore, una de las propietarias, hemos podido conocer de primera mano: El Chocolate.

Cansados de todo, en una sociedad que vive a ritmo frenético, quizá utilizar el famoso eslogan de una conocida trademark – a la que no será necesaria hacer referencia, al menos directamente – nos permita apreciar lo que hoy os traemos.

Si estáis acostumbrados a catar vinos, quizá hacer las mismas con chocolates no os parezca algo tan diferente o lejano y, a la vez, os resultará una actividad muy divertida a la par que curiosa. Tal vez nunca antes fue tan interesante saborear el chocolate como cuando nos disponen de diferentes orígenes – del mundo – para poder descubrirlos.

Acidez, torrefactos, cacaos – sin duda -, fruta roja o blanca… son términos a buen seguro familiares que asociamos al vino y que podréis descubrir en cada uno de los chocolates que elaboran en esta pequeña localidad oscense… pero – ¡atención! – estos sabores y aromas no son el resultado de tratamientos o aditivos: Estos sutiles recuerdos provienen de las fincas donde están plantados y el entorno natural que les rodea, confiriendo productos únicos y, al igual que los vinos, diferentes en cada “añada”.

Aparte de sus coberturas, también disponen de unas curiosas y chocolateadas golosinas -para los más lamineros – que quizá sea lo que, en un poco acostumbrado paladar, llame la atención de sobremanera frente a los productos más tradicionales antes mencionados.

¿Pero de qué diantres estamos hablando? pues de nada más y nada menos que de auténticos maridajes de Vainilla de Tahití, Pimienta de Sichuan o Azafrán Español, con jengibre, fresas lyofilizadas o chile que, esferificados en chocolate, forman divertidas y aromáticas grageas de colores llamadas Perlas.

perlas.la_.ofrenda.2
Perlas de Fresa Lyo y chocolate

Si eres de los que disfruta con lo picante – y no hablamos de picardías o atrevidos atuendos de cama… ¿o sí? – te recomendamos que pruebes sus nueces pecanas cubiertas de chocolate y chile con un vino tinto reserva D.O. Somontano… ¡Sensacional efecto!

Así pues y dicho esto, si llega uno de estos chocolates o perlas a tus manos, bien porque los encuentres en alguna tienda gourmet, bien porque te acerques al obrador… “(” tomate un respiro “)”  ¡y disfruta del momento!

____________________________________________

¿Leer el artículo te ha hecho salivar o despertado tu chocolatero interés? visita su web y conócelos más afondo www.laofrenda.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s