Somontano

Tres Rosados Somontano para Verano

El calor ya está aquí y el cuerpo pide a gritos bebidas frescas y refrescantes que nos permitan mitigar los efectos del verano. Lo cierto es que el Bistró Kanguro Truchero del que ayer os hablábamos resultó ser una buena fórmula para combatirlo, pero claro, no siempre es posible chasquear los dedos y aparecer en un paraje tan refrescante como este. Frente a ello, “descorchar” una botella de vino rosado posiblemente sea – y de hecho es – la solución más sencilla y rápida a este sofocante problema.

Pongámonos en situación: Una terracita, un aperitivo a la sombra de un velador… Una cena a la luz de la luna… – ¿Qué tal unas velas? – Te lo estas imaginando… y lo sabes.

De la carta – o menú – has elegido una crema fría, una ensalada de pasta, un arroz o risotto, caza menor a la brasa…  o incluso… ¡qué diantres! un exquisito Jamón de Latón de La Fueva de los que hacen en Casa Melsa de Graus.

¿Crees que es demasiado para un blanco, pero no lo suficiente para un tinto.. Y además pasas de echar gaseosa? -No thanks!

No seas un@ de es@s que tienen complejos a la hora de disfrutar de un vino. En serio, no lo seas. El vino fue creado para ser disfrutado, no entendido: Date un capricho y disfruta del joven aroma y de la refrescante fruta que solo un vino rosado puede darte.

Es el momento de los vinos fresh y el Somontano te ofrece varias alternativas en este segmento.

En de Boca en Copa los hemos catado ¡Todos! – o casi – y aunque son muchos – y están muy ricos –, hemos querido hacerlo fácil presentando tres conceptos bien diferentes: Un superventas de/con aguja, un Pinot Noir de color más suave y uno de estilo tradicional – como no podría ser de otra manera – procedente de una bodega familiar.

Lo cierto es que la selección ha resultado ser harto* compleja (*harto=difícil – para los de la Lomce), y la disposición y orden en la que aparecen no corresponde a un “de mejor a peor”, si no simplemente a una forma de redactar y definir los tres vinos de los que estamos hablando.

A la postre de este artículo, y no buscando una justificación, he de reconocer que una parte de mí se inclinaba a solo hablar de vinos de bodegas pequeñas – que es lo que más nos gusta y más difusión creemos que necesitan tener – pero ello restaba variedad en las opciones de los diferentes estilos de vino que tenemos en esta región, ya que no son muchas la bodegas que elaboran vinos rosados de aguja o de colores y variedades que escapan de lo habitual. No obstante a ello y por otro lado, los tres vinos comparten algo en común que también merece ser explicado y que encontrareis bajo el cúmulo de líneas que representa este artículo – o lo que es lo mismo…- al final.

Dicho esto, aquí están los tres vinos Rosado seleccionados, de la Denominación de Origen Somontano, para saciar nuestra sed este Verano:

get_img1.- Alquezar Rosado 2016, de Bodega Pirineos: Qué decir de este vino, sobre todo para aquellos lectores que seáis de/frecuentéis Huesca y sus valles, no en vano es uno de los rosados más vendidos de dicha provincia. En palabras de la bodega perteneciente al grupo Barbadillo, este vino rosado resultado de unir variedades tempranillo y cabernet-sauvignon y denominado Pink Explosion es “de un bello color rosa fresa intenso”. En nariz encontramos aromas frutales a cerezas y violetas. En boca es ligero, muy muy suave y hace gala de un punto carbónico que le aporta frescura. Fijaos en la importancia que le da la Bodega Pirineos a este vino que le han dedicado algo que pocos disponen a exclusiva: una web propia.

viñas-del-vero-rosado-pinot-noir-bodegas-anza2.- Viñas del Vero Colección Pinot Noir 2016: Con una imagen renovada – nueva botella y nueva etiqueta – llega, de la mano de una de las mayores bodegas de esta denominación, el segundo rosado de nuestra lista. En este vino, al contrario que en el caso anterior y del que encontraremos a continuación, tiene un color mucho más pálido, consecuencia de la uva con la que esta elaborada: la Pinot Noir. Quizá la palabra que mejor lo defina sea elegante – ¿elegante? ¡por lo menos así lo creemos nosotros!  – y efectivamente así es: José Ferrer – Director Enólogo de esta bodega incluida en el grupo Gonzalez Byass – firma un vino elegante, muy fino, tanto por sus colores rosa que denotan sinceridad a la variedad – cualidad importante – como por el redondeado y equilibrado sabor que en él encontramos.

OB-Rosado3.- Bestué Rosado 2016: Con un coupage de variedades Tempranillo y Cabernet Sauvignon a partes iguales, la Bodega Otto Bestué nos presenta un vino rosado clásico y el que para nosotros es el más equilibrado del Somontano. Un vino rosado de los de verdad, una acidez muy refrescante, con aromas y sabores a gominola y fruta roja, un color rojo intenso tipo “oraldine” – que nadie se ofenda por la palabra – y matices fresa en la parte más alta de la capa. La bodega no atiende a modas: su rosado está bueno y lo sabe.

¿Temperatura de consumo? Lo cierto es que esta es una pregunta muy habitual. Como norma general, para vinos blancos y rosados – ligeros y sin crianza – encontraremos su máximo disfrute en temperaturas que se encuentren en un rango de 7º a 10º, salvo comentario expreso del enólogo de la bodega que lo firme.

Los más perspicaces y ávidos en la lectura habrán reparado en que en el primero de los párrafos incluía la palabra descorchar entre comillas y, sobre la mitad del artículo, que ambos vinos compartían algo en común. Precisamente a lo que hacia referencia era a lo poco necesario que será el uso de un sacacorchos para abrir cada una de estas tres botellas, debido a su sistema de cierre alternativo – y con no muy buena prensa por estos lares – denominado screwcap o – más comúnmente – rosca.

Y es que, señoras y señores, así como la portada no hace al libro, tampoco el sistema de cierre lo hará a la calidad del vino que cierra, pero si a su conservación, permitiéndonos – contra todo prejuicio cultural – una mejora frente a sistemas tradicionales en cuanto a problemas generados por la oxidación precoz, u otros más serios, como los que vienen generados por el TCA, y que causan el famoso – y nunca deseado – sabor a corcho en el vino.

Lo cierto es que yo no se a vosotros, pero a mi, tanto escribir sobre el vino rosado, me ha dado ganas de beberme una copa… y que mejor oportunidad que esta para catar uno de Teruel, con IGP Bajo Aragón monovarietal de garnacha, cortesía de Bodega Isábal de Binefar, y firmado por Tierramaestrazgo… ¡Ya os contaré!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s