Somontano

Casa Pardina, alta gastronomía en Alquézar

En muchas ocasiones, cuando dices que vas a ir a un lugar turístico – a una ciudad o pueblo determinado – siempre hay alguien que se apresura a decir “pues ves a comer a tal sitio”. Cuando hablas de Alquézar es difícil que, si la persona con la que hablas ha estado en este bonito pueblo de la Sierra de Guara uno de los pueblos más bonitos de España no te diga, “Pues tienes que ir a Casa Pardina“.

Y así es, no en balde Casa Pardina está posicionado como el primero de catorce restaurantes en la Villa Medieval de Alquézar que podemos encontrar en el famoso portal de opiniones tripadvisor.

Tanto si te han hablado de él como si es la primera vez que escuchas ese nombre, hoy nos centraremos en la cocina de este reconocido establecimiento de la provincia de Huesca.

Nada más llegar a su puerta vemos que se trata de un lugar con un exquisito gusto por la restauración. Una antigua casona típica aragonesa de montaña adaptada a la más alta exigencia del turista que busca sentarse en una buena mesa.

Una vez acomodados, son dos las opciones que se nos presentan: Menú Tradicional y Menú “Casa Pardina” por 38 y 29 euros respectivamente. Siendo ambas bastante apetecibles, nosotros finalmente – y no sin mucho discutir – optamos por la segunda de las opciones. No recomendamos uno sobre el otro; cuando estés sentado, valoras tus gustos y tus ganas de comer, y te inclinas por la que mejor se adecue a tu momento.

 

El Menú Tradicional está compuesto por nada más y nada menos que cinco entrantes a compartir, de nueve platos a elegir – repartidos entre brasa, guiso y pescado – y una carta de postres caseros y artesanos

El Menú “Casa Pardina” te da a elegir entre diez tipos de entrantes – diferenciados entre ensaladas, de cuchara y calientes – y quince platos – si, quince, – para todos los gustos, a los que sumaremos también una carta de postres.

IMG_9160

Mientras llega el primero de los platos, la cosa no podría empezar de mejor manera que con una cata de Aceite del Somontano. La espera no fue larga, pero lo cierto es que un poquito de Longaniza de Graus frita, pan para untar y tres tipos de oro líquido para disfrutar a buen seguro hacen más corta cualquier espera. Los tipos de aceite eran Verdeña, Negral y Alquezrana, esta última, variedad propia de la localidad con la que comparte nombre “Alquezra”, – si Alquezra, en su voz aragonesa-.

Volviendo al menú, en mi caso aposté por una ensalada templada de Queso de Radiquero en lascas y frutos secos como entrante y por un delicioso plato de Ciervo guisado con dátiles, ciruelas y miel.


Como acompañamiento líquido a este menú y dada la variada selección de platos dispuesta en la mesa por la elección realizada por cada uno de los comensales, terminamos por pedir un vino muy suave qué, aun no representando la dureza del pico cuya altura da nombre, si lo estuvo – su altura – para acompañarnos durante la velada. Hablamos del 3404, un vino tinto con añada 2016 firmado por Bodega Pirineos, coupage de las variedades Garnacha, Cabernet Sauvignon y Moristel – esta última “autóctona” del Somontano-. Para el que no sepa de que hablo, 3.404 es, a parte del vino que nos ocupa, la altura en metros del Pico Aneto.

Conclusión: Casa Pardina, junto con la colegiata, pasear y perderse por las calles de este pueblo o la más que recomendable ruta de las pasarelas por el Río Vero, es una de las paradas de obligado cumplimiento cuando visites este precioso lugar llamado Alquezar.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s