Entrevista

Entrevista a Fernando Mir o “El vino del Desierto”

Desde hace ya un tiempo queríamos abrir o dedicar una sección de nuestra página para acercar a nuestros lectores a las personas que hay tras un vino o un restaurante. Poner cara a un vino, a un estilo o incluso a un plato si hablamos de gastronomía es – quizá – bastante fácil. Pero ahondar en ella, conocer sus orígenes y el porqué de sus creaciones, tal vez requiera de al menos, por un lado una entrevista más personal y por otro, un espacio o ventana desde la que poder gritarlo, si bien no a los cuatro vientos físicamente, si digitalmente.

Hoy os traemos a alguien que de verdad teníamos bastantes ganas de conocer, sobre todo por los vinos que elabora en nada más y nada menos que el mismísimo desierto aragonés de la Comarca de los Monegros – ahí queda eso –. En la localidad de Lanaja se encuentra el centro de operaciones y viñedos de Fernando Mir – protagonista de la primera entrevista realizada desde debocaencopa.com enólogo y propietario de Bodega Dcuevael Vino del Desierto.

Dos creaciones, dos vinos llamados Sed y Duna – ya en nuestra bodega y en lista de espera para ser catados y comentados en la sección “Hoy catamos…” – uno tinto, el otro blanco.

Sentimientos y sensaciones encontradas.. Sed y Duna… Solo el nombre ya seca la boca y a la vez la hace agua – ¡¡¡Que alguien me lo explique!!! -. 

Pero de ellos – como decimos – ya hablaremos más adelante, hoy nos centramos en su creador. Nosotros, nuestros lectores – y tus seguidores – queremos conocerte un poco más…

  1. Háblanos un poco de ti ¿Cómo se inició tu pasión por el vino?

Realmente viene de hace años, no porque fuéramos familia Bodeguera sino por hobby. En el año 2001 decidimos plantar una pequeña viña de tan solo 300 cepas entre mi abuelo, mi padre y yo, solamente para elaborar vino para casa, para autoconsumo. En ese año tenía 21 años y fue a raíz de realizar esta plantación cuando me picó el gusanillo del mundo del Vino. Tras dicha plantación comenzamos a realizar otras pequeñas plantaciones, paralelamente a mi primera formación (Diplomatura de Empresariales) me iba formando de una manera autodidacta en viticultura, y tras terminar Empresariales decidí hacer el Grado de Enología en Cariñena y hace 7-8 años comenzamos con el proyecto de una manera seria y profesional… convirtiéndose hoy en día en un sueño hecho realidad, mi pasión, mi proyecto de vida…

  1. Lanaja ¿Por qué? ¿Fortaleza o debilidad?

Por 2 motivos, uno sentimental y otro técnico:

  1. Mis padres de chiquitines, al no tener tierra en casa ni dedicarse a la agricultura decidieron buscarse la vida en Zaragoza y siempre tuve claro que quería volver a mis orígenes, vivir en el medio rural y desarrollarme profesionalmente en mis raíces, ya que mis padres no tuvieron esa posibilidad…
  2. Lanaja, Los Monegros, una tierra muy dura y llena de contrastes, que le da la fortaleza a nuestro proyecto y a nuestros Vinos. Contrastes tanto por tipología de tierras como por clima. Nuestros Viñedos se encuentran al abrigo de la Sierra de Lanaja, en un paraje llamado “Sardiruela”, una zona totalmente de secano, donde no se riega nada, donde nuestros viñedos están formados en vaso, con una precipitación muy baja, en torno a 270-300 litros al año, con suelos muy profundos, pedregosos, con mucho cierzo en primavera-verano, con temperaturas heladoras en invierno, extremadamente altas en verano… todo ello hace que nuestros Vinos tengan una gran personalidad y consigamos una materia prima, una uva muy sana, muy concentrada, con bajos rendimientos de kg. por cepa (casi no llegamos al kg.) pero con gran color, aroma, cantidad de sabores, etc. Trabajando siempre de una manera sostenible, respetando lo que nos rodea, el medio ambiente y por supuesto trabajando, principalmente, variedades autóctonas, perfectamente adaptadas a estas condiciones. Nuestro objetivo siempre ha sido embotellar nuestro paisaje, nuestros Monegros.

Por lo tanto, para nosotros, una gran fortaleza desarrollar nuestro proyecto en Lanaja, en Los Monegros.

  1. ¿Qué nos puedes contar sobre “el Vino del Desierto”?

Pues que es mi vida, son muchos sueños depositados en este proyecto, muchas horas de trabajo, de esfuerzo, de ilusión y pasión. Pero ante todo El Vino del Desierto nace con el objetivo de recuperar una tradición perdida en nuestra tierra, en Los Monegros. El mundo del Vino en nuestra comarca antaño tuvo una gran relevancia a nivel aragonés e incluso nacional, que hoy en día no se conoce y uno de nuestros principales objetivos ha sido recuperar la cultura vitícola monegrina, poner en valor de nuevo ese bien tan preciado antaño y que desapareció hace muchos años por diferentes circunstancias, pero sobre todo por la llegada del regadío con la construcción del Canal de Los Monegros en los años 50.

fernando-mir-decueva-vino-desierto-mano

 

  1. ¿En qué están inspirados tus vinos? ¿Qué buscas contarnos con ellos?

Mostrar la personalidad que tienen Los Monegros, nuestro paisaje, su dureza y nobleza. Vinos que a nadie dejen indiferentes, con los que se pueda disfrutar largo y tendido. Las condiciones climatológicas que tenemos y la mano sobre nuestros viñedos denotan esa personalidad. Vinos complejos, es decir, con gran cantidad de sensaciones, aromas, colores, sabores, y por encima de todo, mostramos artesanía, respeto, dedicación.

  1. ¿Qué ocasión es la ideal para disfrutar de Sed o Duna?

Podría decirte en muchísimas ocasiones, pero no cabe duda que la ideal sería cuando te quieras encontrar a ti mismo, cuando estés sereno, tranquilo y relajado y quieras disfrutar de una gran velada, solo o acompañado. Tenemos la suerte las personas que vivimos en la naturaleza, en la agricultura (y no digo con la agricultura…) que tenemos a nuestro alcance todo el potencial que nos ofrece la tierra, en este caso en forma de vino…

  1. En un mercado tan competitivo como es el mundo del vino, ¿Hacia dónde debe enfocar los esfuerzos un “pequeño” viticultor?

Está muy claro, hacia personas que regenten establecimientos cuya filosofía sea muy similar a la nuestra, es decir, vinotecas, tiendas especializadas, restauración que cuide y valore a los pequeños viticultores, pequeños bodegueros, proyectos con alma. Mercados que buscan diferenciarse, que buscan ser una continuación entre la viña y el consumidor final y que saben que no van a dejar indiferente a dicho consumidor. Hoy en día, y cada vez más, están resurgiendo esos pequeños viticultores que intentamos mostrar las grandezas que nos da la tierra y hemos de buscar esos mercados, esos clientes, esas personas que tienen esos mismos sentimientos, que los hay y cada día más…

fernando-mir-decueva-vino-desierto

  1. Aún muchos son del parecer que un buen vino debe tener tras él una denominación de origen o un consejo regulador. ¿Qué les dirías?

Por desgracia no siempre es así, ya que las denominaciones de origen tendrían que cuidar mucho esa palabra, “origen”, que implica, tierra, zonas, variedades de uva, formas de trabajar, etc. y no siempre se cumple. En nuestro caso, no pertenecemos a ninguna Denominación de Origen, por lo que nadie nos marca lo que hemos de hacer, ni tenemos restricciones, es decir, yo decido variedades de uva que quiero cultivar en mis viñas, rendimientos de kg. por hectárea, tiempos de reposo de nuestros Vinos en las barricas, etc. En las Denominaciones de Origen existen los Consejos reguladores que son quienes tomas esas decisiones, por lo que “estás atado de pies y manos”, en nuestro caso, al tomar yo estas decisiones, decimos que elaboramos Vinos de autor, no solamente porque controlemos directamente el campo, la bodega y la distribución comercial, sino porque además al no existir ese consejo regulador en nuestra zona, yo tomo las decisiones, siempre con la premisa del respeto y el mantenimiento de nuestro origen, nuestra tierra, nuestras variedades de uva, nuestra naturaleza y nuestro trabajo.

Por lo tanto les diría que no se fijen solamente en la Denominación de Origen, si no que intenten indagar más, que busquen Bodegas con nombre y apellidos, que busquen variedades de uva, que busquen Vinos especiales y ante todo que busquen personas…

  1. Con la vendimia 2017 terminada ¿Qué podemos esperar? 

Ha sido un año tremendamente especial, por diferentes motivos. A finales de abril, concretamente la mañana del 28 de abril, sufrimos, como en muchas otras zonas vitícolas del norte de España y sur de Francia, una fuerte helada que nos afectó a la mayoría de nuestros Viñedos, en su momento, echando al traste el trabajo de todo un año. Pensábamos que iba a ser un año catastrófico sin prácticamente producción cuando, cual fue nuestra sorpresa, vimos que poco a poco se fueron recuperando los viñedos y en segunda floración vinieron también con uva, un porcentaje menor, pero no el desastre que pensábamos. Ese mes que llevamos de retraso, desde que sufrieron las viñas la helada hasta que se recuperaron y siguieron brotando, nos ha ayudado a que no se acelerará ni la maduración de la uva ni la vendimia. Además el mes de septiembre ha sido un mes bastante fresco con un gran contraste de temperaturas de la noche al día lo que ha ayudado a una excelente maduración, una muy lenta maduración con la que hemos conseguido preservar aromas, sabores, color, etc. por lo que, tras la vendimia prevemos que va a ser uno de los mejores años de nuestra historia por calidad de uva.

  1. ¿Cuál es tu próximo reto?

En primer lugar consolidar nuestro proyecto, nuestro sueño. Llevamos 5 años y medio oficialmente con la Bodega y queremos que El Vino del Desierto sea cada vez más conocido.

Al ser pequeñitos empezamos con lo justo y poco a poco cada año vamos invirtiendo, maquinaria para la Bodega, etc. Comenzamos con una bodeguita muy pequeña y a medio plazo tenemos intención de ampliar nuestras instalaciones, plantar algún viñedo más y llegar a las 15.000-18.000 botellas de producción que nos hemos marcado como objetivo, ya que en la actualidad estamos elaborando en torno a 9.000.

Pasito a pasito… 😉

¡Y hasta aquí nuestra primera entrevista!

Muchas gracias a Fernando por su disposición a participar en nuestra modesta web y a todos los que, hambrientos de conocer un poquito más sobre el buen hacer de nuestra tierra, os habéis quedado hasta el final de esta interesante entrada que esperamos sea la primera de muchas más.

No se vosotros, pero después de conocer un poco mejor a este joven monegríno y su proyecto, yo ya estoy deseando descorchar un vino del desierto – si no es que lo deseaba ya lo suficiente -.

¿y vosotros? ¿a qué estáis esperando?

Información de contacto:

Bodega El vino del Desierto | C/Las Peñas, 8 | 22250 Lanaja (Huesca)
bodega@elvinodeldesierto.com | 974 574 006

 

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s